domingo, 23 de octubre de 2016

Sangre abatida



Me alejo de los sentidos,
solo queda el dolor de su vacío,
los sentimientos hieren,
inexpresados, suspendidos,
sobre vacíos profundos,
su vuelo se rompe, en una noche larga,
viaje a través del tiempo,
atrapados en instantes gélidos.
Se apaga la sangre,
sin pedir ya nada,
sin sentir casi la vida,
que parece inmóvil.
Se extingue la mirada,
en un vacío difuso
en horizontes inalcanzables.
Sin fuerzas para volar
alas desintegradas, rotas
sin saber por qué.


La vida se paraliza
sobre una materia irreal
un camino interrumpido
un tiempo nuevo desvanecido
lenguajes acallados
códigos secretos
caídos en la oscuridad
esperar, solo esperar
que el tiempo retorne
el movimiento, la vida
poder volar alto
sin caer, flotar
cómplice del aire
del amor,
una vez más.


.

No hay comentarios: