miércoles, 28 de octubre de 2015

Viaje

 
 

 
 

Viaje interminable a mis miedos,

con la mirada de un niño,

ese que dejé asustado,

en medio de la noche dormida,

temblorosa, sembrada de dudas.

Oscuridad larga, densa,

habitada por seres lejanos

cuya luz apenas nos ha rozado

alguna vez, perdida ya en el tiempo.

Tremenda soledad nocturna,

rota por un sobresalto;

luego, la quietud, el sueño,

al compás de tu mirada.



.