jueves, 13 de octubre de 2016

El principio de nuestro precioso diálogo




Poquito a poco fuiste introduciendo semillitas dentro de mi, cada vez más profundas, pequeñas pero no frágiles, poderosas, poco a poco fueron más, crecieron, me transformaron, reafirmaron mis partes positivas, han ido expulsando del territorio que habito las cosas peores, lo negativo, siguen creciendo sin límite, me hago cada vez más profundo para poder albergarlas, te afecta también a ti, creo que eres aún más grande, tu universo más extenso, más segura de tus poderes, tienes cada vez mas claro todo lo que vales, sigues creciendo, me da la impresión de que cuando empezamos nuestras conversaciones tenías aún heridas abiertas, te sentías vulnerable, estabas decepcionada de mucha gente, eras ya excepcional pero creo que ahora
también eres mejor aún, que es mucho decir, más segura, más consciente de tu valor, con tus poderes de hadita más consolidados, no sé, puedo equivocarme, esto lo veo en solo una pequeña parte de nuestra extensa e increíble conversación, un diálogo al principio entre un hada maravilosa y un ogro con un buen fondo pero un poco, o bastante oscuro cuando entraste en mi mundo, lleno de dudas, sombras, miedos, que me has ayudado a ir superando poco a poco, me has dado la fuerza para hacerlo también por mi lado, en momentos de soledad, buscados algunos, otros no, pero me ayudas a crecer permanentemente, a tu lado, mujer universo cada vez más grande, enorme, cada segundo más llena de amor, de ternura, que espero se me contagie, lo máximo posible, para poder darte mucho amor, mas cada día, ser capaz de crear a tu alrededor un mundo amable, mágico, con las sombras justas para que nos cobijen cuando queramos estar bajo ellas en soledad por momentos, elegidos por nosotros, no mas penumbras, quiero seguir leyendo ese diálogo que es como un cuento, un maravilloso cuento, sin final, con continuación feliz, un cuento que me alimenta, me ilusiona, me produce infinidad de emociones, sensaciones…un cuento, un sueño. Te amo mi hadita buena, ¡como llenas mi bosque, nuestro bosque!



                                                                            .

No hay comentarios: