jueves, 22 de septiembre de 2016




Ecos

Camino entre objetos inmóviles ,
todo vive, todo vibra, palpita,
las calles susurran pasos,
los muros observan, me ven pasar,
como observo ahora, petrificado
la brisa me traspasa, es la misma,
de días más amables,
deja  ecos  en mi sangre
de una voz dulce que me nombra,
sin palabras,
desde la luz cálida
unos ojos que me miran,
sin pupilas,
un cuerpo mudo que me llama
y se desvanece,
me desangro de distancia
se me pierde la mirada
de pura lejanía,
la locura me susurra
palabras subterráneas, huecas
desde  abismos invisibles,
ardo lentamente en el frío vacío
del abrazo ausente,
de la caricia perdida,
en este laberinto

de alas rotas.


.

No hay comentarios: